Por su Artículo:

Aquí no hay quien viva: 9 pifias perpetradas por grandes arquitectos

https://elpais.com/elpais/2018/12/10/icon_design/1544468775_147866.htmlhttps://www.elconfidencial.com/espana/madrid/2018-05-11/certificados-energeticos-madrid-negocio-millones_1558874/

 

Estimado Sr. Bayley:

Desde ADN COAM nos ponemos en contacto con usted en relación con el artículo publicado en su web de El País ICON DESING el pasado 13 de diciembre, sobre “Aquí no hay quien viva: 9 pifias perpetradas por grandes arquitectos”.

Lo primero Sr. Bayley contestando a su pregunta sobre si para diseñar con éxito una vivienda: “¿Existe alguna prueba de que los arquitectos son quienes están en mejor disposición para enfrentarse a esta tarea desalentadora? “. A lo usted responde “Quizás no”, yo le contestaría:

La respuesta a su pregunta se obtiene sólo con mirar la definición de la palabra ARQUITECTO en la RAE, “Persona legalmente autorizada para profesar la arquitectura”. ¿Quién es usted para ponerlo en duda?

Al Sr. Bayley le parece que pasar más de seis años estudiando una carrera universitaria, dedicando a la misma, mañanas, tardes y noches no capacita a un arquitecto para hacer arquitectura. Le parecerá entonces que ¿un médico está capacitado para ejercer la medicina?, o un ¿abogado para ejercer la abogacía?, no sé qué concepto tiene el Sr. Bayley de la formación, ni que formación tendrá él que le permite insultar a los profesionales de la arquitectura.

¿Quién es usted para poner en duda a arquitectos de la talla de Javier Sáenz de Oiza, ARQUITECTO perdone, no diseñador, del magnífico edificio de Torres Blancas?. Por cierto, ¿ha mirado usted las plantas de Torres Blancas? A lo mejor no se ha dado cuenta que casi la totalidad de las paredes son rectas y perpendiculares entre sí, un poco gratuita su crítica sobre esta excelente muestra de la arquitectura madrileña, desde mi punto de vista.

Pero su artículo no sólo lanza críticas superficiales sobre las obras de arquitectura, su osadía va más allá y ofende claramente con sus comentarios al propio arquitecto, como el caso de Philip Johnson y su Glass House, donde con una absoluta falta de respeto, introduce alusiones sesgadas a su sexualidad como algo profesionalmente negativo.

No se salva Richard Rogers y “sus caros (“lujosos” no es la palabra más adecuada) apartamentos Neo Bankside”, ni tampoco la misma Zaha Hadid.

Pero además, por lo que pueda pasar, el Sr. Bayley elude su responsabilidad insultando a toda una profesión utilizando opiniones de terceros, por ejemplo Apicella de quien él mismo dice que carecía de ningún tipo de formación arquitectónica: “Y Apicella opinaba (y lo decía en voz alta) que los arquitectos profesionales eran “criminales”, o “le gusta recordar la idea de Flaubert de que los arquitectos son todos imbéciles”.

Continúa diciendo que “Los arquitectos no andan sobrados de reputación”, y añade “Hay estudios que muestran que, entre los profesionales, solo los periodistas despiertan menos confianza que ellos”. No me extraña Sr. Bayley con “periodistas” como usted no me extraña, ni lo primero, ni lo segundo.

Su artículo Sr. Bayley es muy desafortunado e intolerable y supone un desprecio al trabajo de los profesionales de la arquitectura, arquitectos y arquitectas que hacen un trabajo serio y riguroso, un trabajo difícil, como el de otros muchos profesionales de la salud, la educación, las leyes, etc.

Además este no es un artículo de “opinión” sobre arquitectura, el Sr. Bayley entra incluso en las relaciones con los clientes que “están siempre cargadas de problemas. …. en el triángulo satánico formado por el (ambicioso) arquitecto, el (incompetente) constructor y un cliente mezquino empeñado en ahorrar dinero”.

Consideramos necesario que se haga una rectificación que permita corregir el daño causado por los juicios de valor subjetivos, gratuitos y muy irresponsables que difaman la imagen pública de toda una profesión de inigualable valor especialmente por su implicación social en la vida de las ciudades y de los ciudadanos.

Me pongo a su disposición y a la de su medio de comunicación, para explicarle el valor de la profesión de arquitecto.

Un saludo.

 

Pilar Pereda Suquet

Arquitecta colegiada Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), Representante de JR del COAM

En representación de ADN COAM

 

DESCARGAR PDF

Respuesta al SR.BAILEY (“ICON Design”, en “El País”)

Share This