Nos enfrentamos a la peor crisis institucional que ha tenido nuestro colegio en los últimos años.

Después del trabajo de varias Juntas de Gobierno en aras de hacer de nuestro colegio una institución respetada, vemos como se pone en duda y cuestión, no solo a determinados compañeros que han tenido la responsabilidad del gobierno del Colegio, sino a la propia institución, a su integridad y a los órganos de gestión de los mismos, tales como el propio Patronato de la Fundación y departamentos internos del propio COAM.

Se puede pensar que alguien tenga dudas de la gestión de la anterior Junta, podría ser razonable, pero que se haga 6 años después y en un momento claramente electoral no es razonable. Tampoco lo es que no se utilicen para ello los medios de los órganos colegiales.

¿Será casual que coincida con los inicios de los preparativos a las elecciones a Decano del COAM?.

Desde ADN queremos que se investigue, que se indague y aclare todo lo necesario, con todo el rigor posible, pero, eso sí, siempre preservando los lógicos derechos que tiene cualquier ciudadano, también a nuestros compañeros arquitectos, que están sufriendo un claro acoso mediático, hay que darles lo más esencial: el derecho a la presunción de inocencia y el derecho a su defensa.

¿Qué menos se puede pedir a un colegio pagado por todos nosotros que escuchar a sus compañeros?.

Pero además investíguese también, y cuanto antes, quien o quienes han utilizado los datos confidenciales del colegio, incluso con fotocopias de documentos de nuestros archivos, incluso con exhibición de datos personales, para filtrarlos, amparados en la cobardía del anonimato impune, a un medio de comunicación, con un único hilo argumental, poner en duda la honestidad y honorabilidad de algunos compañeros y de la institución.

¿Estarán seguros los archivos de nuestros compañeros colegiados?

Después del ataque despiadado al que se ha sometido a los miembros de la anterior Junta de Gobierno ¿quién va a querer presentarse para gobernar nuestro colegio? ¡¡Difícil, muy difícil!! Desechando la idea de que se pudiera perseguir algo así, ¿quizá estamos limitando aún más la reducida participación como electores y candidatos?

Necesitamos un colegio que proteja la honorabilidad de todos los arquitectos, de todos los compañeros de profesión y de labor colegial, donde se proteja nuestro prestigio y sobre todo el prestigio de la profesión. Un colegio centrado en defender la profesión, los intereses de los arquitectos y de la arquitectura, un colegio que ayude a sus colegiados en el trabajo del día a día.

¿Vamos a poder elegirlo en unas elecciones sin participación?

PORQUE EL COAM TIENE QUE GANAR EN LA DEMOCRACIA:  #CambiaElCOAM

 

DESCARGAR PDF

¿Es este el colegio que queremos?

Share This